• Una boda (casi) sin flores

    by  • 2 noviembre, 2013 • Nuestras Bodas • 0 Comentarios

    En Arte Floral Muscari este ha sido un año de retos en lo que a bodas se refiere. Si analizamos nuestras bodas vemos como la pauta general se dirige hacia la búsqueda de nuevas tendencias en decoración y puestas en escenas. Los novios, y en especial ellas, buscan nuevas alternativas creativas, estilos diferentes, personalizados que conviertan su boda en algo exclusivo. Sobre esta linea de diferenciación es en la que estamos trabajando en Muscari para hacer de cada boda una “experiencia decorativa” única e inimitable. Eso nos supone un plus de esfuerzo ya que tratamos de crear pequeños detalles que de cada ceremonia algo inolvidable.

    Pero sin duda, La boda de Ana y Abel se ha llevado la palma en 2013. Paradójicamente, a estos novios y sobre todo a Ana no le gustan nada las flores así que vino a la floristería un poco desconcertada y asustada, pensando en cómo iba a decorar su boda sin tener que hacerlo con flores. Pues eso, ¡realmente paradójico, pero cierto! Es como el que se va a comer a un vegetariano… y detesta las verduras.

    Después del cortocircuito inicial y el estupor, la chispa de la creatividad saltó como un resorte entre nosotras. Conectamos enseguida como si nos conociésemos de toda la vida. Entendí perfectamente el concepto de boda que Ana y Abel querían y las cosas surgieron en un improvisado torbellino de ideas. Sin renunciar del todo a las flores, habíamos conseguido esbozar una decoración alternativa al gusto de los novios. No nos olvidamos lo contenta y sonriente que se marchó Ana después de disipar sus dudas iniciales y ver que podíamos ofrecerle algo diferente sin que las flores fuesen el elemento principal: unos lavaderos, un paragüero de forja, un perchero, unas sombrillas, unos árboles decorativos y la flor de lavanda… eran los elementos básicos para la decoración civil en el maravilloso entorno que nos brindaba el Pazo da Touza. Hay que reconocer que el paraje era precioso y daba para hacer tantas cosas que nos nos podíamos quedar con las ganas de aportar más detalles a la decoración final, así que añadimos nuestro granito de arena para que quedase perfecto: unas jaulas, velas, lisianthus, unas cajitas y floreros estilo vintage, un velo olvidado bajo una plancha antigua, unos pay-pay… Todo para hacer una atmósfera única que complementaba el emotivo acto ceremonial civil que llevaban a cabo el equipo de Brunet i Conde.

    arte_floral_muscari  boda_vintage

    boda_vintage_muscaritouza_muscaribrunet_i_conde
    pazo_da_touza
    Brunet_i_conde_ceremonia  floristeria_muscari

    muscari_vigo  pazo_touza_muscari

    Finalmente, sonaron las gaitas gallegas en la tarde más calurosa del verano y una lluvia de pétalos blancos dio por finalizada una ceremonia diferente que dio mucho que hablar a los invitados que no dejaban de asombrarse con cada detalle, muchos de ellos diseñados por el novio Abel, diseñador gráfico y co-propietario de la imprenta By-print Vigo (conos para los pétalos, meseros, invitaciones, etc. y incluso una cámara de fotos con impresora con la que los invitados pudieron tomar fotos durante toda la noche y llevárselas ya impresas finalizada la fiesta… todo un acierto).

    ¡Ah!, se nos olvidaba… estaréis pensando en cómo sería el ramo de novia de alguien a la que no le gustan las flores… pues eso, un sencillo ramillete de flor de lavanda… Apenas un puñado de flores atadas con rafia… que le daban ese toque fresco desenfadado que toda la boda rezumaba.

    muscari_lavanda

    Ana, radiante y emocionada se acercó para felicitarnos con unas conmovedoras palabras que ponían el broche final a nuestro trabajo: “Muchísimas gracias, es tal cual lo que yo quería“.

    Ana, Abel… que sigáis siendo tan especiales como sois y que la vida os llene de todo lo maravilloso que os merecéis.

    Acerca de

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    8 + cinco =